Lo más destacado del recorrido digital por el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en Escocia

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto un duro revés para el turismo en muchos países, hasta el punto de que algunos han acudido a la realidad virtual para estimular el interés por sus reclamos culturales más populares.

Sin ir más lejos, Escocia ha presentado recientemente un recorrido digital que conecta los 13 rincones del país declarados Patrimonio Universal de la Humanidad por la UNESCO.

Su objetivo es animar a la gente a visitar Escocia mostrándole estos sitios en todo su esplendor. En este artículo hemos querido exponer los más destacados.

Dundee, Ciudad del Diseño de la UNESCO

El ministro de turismo escocés, Ivan McKee, presentó el diseño oficial del recorrido digital en Dundee, un lugar muy apropiado para ello. No en vano, Dundee es la primera y única ciudad del Reino Unido en ser declarada Ciudad del Diseño de la UNESCO, con un hervidero de diseñadores y artistas de gran talento que son responsables de gran parte de la producción artística del país.

Los usuarios del itinerario digital podrán ver una muestra de los mejores trabajos de la ciudad en el Festival del Diseño de Dundee, que incluye una exposición virtual, así como informarse sobre iniciativas como el «mes del diseño» y sobre cómo la ciudad fomenta la creación de empleo en este ámbito.

La idea es atraer turistas a Dundee mostrándoles lo mejor que la ciudad puede ofrecer, y formar parte del recorrido digital puede ayudar a alcanzar dicho objetivo.

Edimburgo, Ciudad de la Literatura de la UNESCO

La capital escocesa es una de las pocas ciudades británicas incluidas en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Su mezcla única de arquitectura histórica y amor por la literatura la convierte en un destino turístico muy popular.

Además de reconocimiento internacional, recibe financiación regular del fondo patrimonial de la lotería nacional británica, que reparte los fondos generados con sus juegos de lotería por todo el país. El último proyecto creativo de la ciudad consiste en desarrollar libros para niños con necesidades especiales, y se enmarca en un conjunto de iniciativas que la destacan como uno de los puntos calientes de la literatura británica.

Archipiélago de San Kilda

El 29 de agosto de 1930, los apenas 30 habitantes de la isla de San Kilda decidieron abandonar su hogar tras comprobar que su modo de vida resultaba insostenible en tiempos modernos. Dejaban atrás así más de 4000 años de historia, en los que, generación tras generación, se habían servido de las grandes colonias de aves marinas para obtener alimento, plumas y aceite.

Hoy en día, la belleza salvaje de San Kilda le ha valido para convertirse en Patrimonio Universal de la UNESCO por partida doble (natural y cultural), único lugar del Reino Unido con dicha consideración y apenas uno de los 39 del mundo. San Kilda es hogar de casi un millón de aves marinas, entre las que se incluyen alcatraces, fulmares y la mayor colonia de frailecillos del Reino Unido, aunque el cambio climático está amenazando su existencia. Además, cuenta con una especie autóctona de chochín e incluso con un ratón de campo especial, que dobla en tamaño a su primo británico.

San Kilda es, sin duda, uno de los puntos fuertes del recorrido de la UNESCO gracias a sus espectaculares acantilados y sus embravecidas aguas.

New Lanark

En comparación con otros lugares de la lista de patrimonio escocés, la aldea de New Lanark, de apenas 236 años de historia, es tan solo un niño. Sin embargo, fue testigo del pensamiento revolucionario de los dos hombres que la diseñaron y crearon: David Dale y Robert Owen, dos empresarios industriales que apostaron por ofrecer unas condiciones de trabajo dignas y un hogar adecuado a sus empleados. A pesar de que sus ideas eran muy radicales para la época, pronto fueron adoptadas en todo el país, que estaba sumido en la Revolución Industrial.

Los frutos de su trabajo pueden apreciarse en la New Lanark de hoy, que incluye una de las primeras fábricas de algodón impulsadas por agua. En el condado de Lanarkshire, encontramos también el muro de Antonino (del año 142), la frontera más septentrional del Imperio Romano.

La zona se incluyó en la lista de Patrimonio Universal de la Humanidad en 2001 y, hasta la pandemia, atraía a miles de visitantes cada año.

El Corazón neolítico de las Orcadas

Si antes hablábamos de lugares antiguos, no hay ninguno que supere al Corazón neolítico de las Orcadas, por lo menos en Escocia. Formado por cuatro monumentos que parecen haber salido de algún libro de J.R.R. Tolkien (el Anillo de Brodgar, las Rocas de Stenness, Maeshowe y Skara Brae), el conjunto nos permite imaginarnos cómo era la vida de los habitantes prehistóricos del archipiélago hace más de 5000 años.

Como Stonehenge, el sitio está muy bien conservado, motivo por el cual la UNESCO lo incluyó en su lista en 1999 y por el que es una atracción turística de primer orden.

El archipiélago de las Orcadas está muy enfocado al turismo, con una buena red de transporte entre las islas y una amplia gama de servicios de alquiler de coches y bicicletas.

El recorrido digital ofrece un aperitivo de todo lo que Escocia tiene por ofrecer. Quizá si te animas a recorrerlo acabes reservando tu billete de avión a un destino increíble.

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Víctor Bouzas Blanco

Licenciado en geografía y Postgrado en Tecnologías Digitales de Documentación Geométrica del CSIC. Especialista en diseño cartográfico y análisis geoespacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba