Implicaciones de la reapertura de fronteras de Estados Unidos

Tras 20 meses de restricciones, el 8 de noviembre de 2021 marcará un hito en los viajes internacionales, ya que Estados Unidos reabrirá sus fronteras a los ciudadanos de 33 países, una medida que se anunció hará cosa de un mes.

Aunque los viajeros deberán estar vacunados con la pauta completa y contar con una prueba PCR negativa realizada hasta 72 horas antes de su llegada, la medida supone un gran paso para recuperar la vida que teníamos antes de la pandemia.

A continuación, te explicamos lo más destacado del nuevo sistema de entrada en Estados Unidos.

Fin de las restricciones

La prohibición actual suponía que solo los ciudadanos estadounidenses y sus familiares inmediatos, así como los titulares de una Green Card y las personas consideradas excepciones de interés nacional (NIE), podían entrar en el país si habían estado los 14 días previos en la Unión Europea o el Reino Unido.

Ahora, sin embargo, cualquier habitante de dichos países y de alguno más podrá entrar en Estados Unidos si tiene la vacuna y una prueba negativa. La nueva política tiene alguna excepción, como los niños que no están en edad de vacunarse.

Los pasajeros deberán continuar cumpliendo la orden de rastreo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Para ello, deberán facilitar un teléfono y un correo electrónico de contacto cuando lleguen al país, así como otros datos que el gobierno todavía no ha anunciado. Ello ayudará a las autoridades a rastrear los casos de COVID-19 para evitar la propagación del virus.

El levantamiento de la prohibición se aplicará en los 50 estados del país y, como ocurría hasta ahora, los viajeros podrán cruzar libremente de un estado a otro. Tampoco será necesario hacer cuarentena al llegar a Estados Unidos, lo cual son buenas noticias para quienes quieren visitar el país para ir de compras a Nueva York o jugar en los casinos de Las Vegas, algo que durante casi dos años solo se ha podido hacer en casinos virtuales.

El motivo por el cual los cambios no se hicieron efectivos inmediatamente tras su anuncio fue para dar tiempo a las aerolíneas y a sus socios para aplicarlos, para lo cual iban a necesitar unas cinco o seis semanas.

La industria de la aviación ha celebrado la noticia, que la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha calificado de «gran paso adelante». Las acciones de la sociedad matriz de Iberia y Vueling, IAG SA, se dispararon en bolsa tras el anuncio, mientras que Air France-KLM y Lufthansa registraron ambas aumentos de más del 5 %.

El Reino Unido y los países del espacio Schengen

La administración Biden quiso subrayar que los motivos que han propiciado el levantamiento de la prohibición son todos científicos, si bien este se produjo en un momento muy oportuno para las relaciones entre Estados Unidos y Europa.

El presidente Biden tenía pendiente reunirse con varios líderes europeos con motivo de la asamblea general de la ONU celebrada en Nueva York días después del anuncio, en la que muy posiblemente le hubieran urgido a aplicar dichas medidas. Existía también cierta tensión por el acuerdo del submarino Aukus, que Estados Unidos negoció sin el conocimiento de Francia y que provocó que París llamara a consultas a su embajador en Estados Unidos.

La UE y el Reino Unido empezaron a permitir la llegada de ciudadanos estadounidenses vacunados, sin necesidad de cuarentena, el pasado mes de julio, en un intento por revitalizar el comercio y el turismo. La revocación de la prohibición podría ser una forma de reconocimiento de esta medida, aunque la variante Delta ha llevado a varios países de la UE a reimponer ciertas restricciones.

Otros beneficiados

Fuera de Europa, otros países se beneficiarán de estos cambios, algunos de ellos sorprendentes. La disputa diplomática entre Estados Unidos y China no ha evitado la reapertura de fronteras con el gigante asiático, mientras que la caída de los casos de coronavirus en India también les ha servido para recibir la luz verde.

El gobierno anunció que también se permitiría la entrada de ciudadanos iranís, algo que contrasta con las medidas tomadas en su día por Donald Trump, que antes de la pandemia prohibió la entrada en Estados Unidos a la población civil de Irán y de otros seis países de mayoría musulmana.

Otros países que podrán beneficiarse de los cambios son Brasil y Sudáfrica, que cuentan con muchos ciudadanos con familiares en Estados Unidos.

Países que permanecen en la lista

Sin embargo, todavía hay varios países en la lista roja de Estados Unidos. Rusia es uno de ellos, ya que las relaciones entre ambas naciones continúan siendo hostiles. La embajada de Estados Unidos en Rusia sigue recomendando a sus ciudadanos no viajar al país europeo por posibles «amenazas terroristas» y «acoso de los funcionarios de seguridad». Sin duda, ello se refleja en la negativa de Estados Unidos a aceptar pasajeros rusos.

La lista incluye momentáneamente también a países europeos no pertenecientes a la UE, como Noruega, Ucrania o Serbia. Aunque es cierto que cumplen ciertos protocolos de la COVID-19, les penaliza el hecho de no pertenecer al bloque europeo.

Finalmente, la administración Biden provocó cierta controversia en el país al mantener cerradas las fronteras terrestres del país, ya que suponía que los ciudadanos mexicanos y canadienses no podían entrar a Estados Unidos por tierra. Sin embargo, el gobierno rectificó posteriormente y decidió reabrir las fronteras, lo cual fue recibido con gran júbilo por las comunidades fronterizas cuyos negocios dependían de esta medida para poder seguir adelante.

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Víctor Bouzas Blanco

Licenciado en geografía y Postgrado en Tecnologías Digitales de Documentación Geométrica del CSIC. Especialista en diseño cartográfico y análisis geoespacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba