Grandes proyectos urbanísticos que se convierten en ciudades inertes

El artículo de hoy pretende hacernos reflexionar sobre los grandes proyectos urbanísticos que se desarrollan en todo el mundo, como ciudades del deporte, de las Ciencias, de la Cultura, de Circo, de la justicia, etc. Estos grandes proyectos urbanísticos vendidos como sostenibles e/o innovadores rara vez se integran en la complejidad urbana existente, convirtiéndose en un artificio disfuncional dentro de la ciudad. Se venden como actuaciones clave para resolver problemas de las urbes y normalmente rara vez los solucionan o agravan los presentes. Esto se debe a su propio origen, ya que en muchos casos son meras obras faraónicas como tributo al ego de algún dirigente o técnico estrella, mostrando edificaciones muy atractivas aunque poco funcionales. Algunas de estas planificaciones se enmarcan dentro de grandes eventos como las exposiciones universales, mundiales deportivos u olimpiadas.


Los griegos recuerdan con nostalgia y enfado… por euronews-es

El planteamiento inicial o los criterios de la selección de estos proyectos le aportan una enorme fragilidad a los cambios debido a la rigidez de su diseño y su falta de empatía con el lugar. Esta rigidez, marcando y disgregando los distintos usos crea grandes perjuicios, siendo uno de los más evidentes el problema de tráfico que vemos en muchas ciudades.

Estos magnos proyectos se justifican por su interés supramunicipal, dándole patente de corso para desligarse del entramado urbano existente. Rara vez satisfacen las necesidades básicas de la población local y en los casos que estén ligados a certámenes culturales o deportivos pueden quedar como obras efímeras de un solo uso. Normalmente estas estructuras se emplean como escaparate de la ciudad o del país, promocionándose en multitud de medios y que alaban sus características estéticas y/o tecnológicas. A pesar de ello es poco frecuente que se justifique la necesidad o el tamaño de la obra, es más, se suele alardear de las grandes dimensiones de la misma. Da la impresión de que hay que esperar a las épocas de crisis para que salgan a la luz sus verdaderas sombras, aunque el daño o el despilfarro ya están hechos.

Las ciudades como reflejo de la sociedad se autorregulan, aprovechando o descartando estas tramas en función de sus necesidades. Por eso muchos desarrollos se abandonan o infrautilizan al no existir una estructura social que los apoye o fundamente. Curiosamente con la gran inversión que se hace en estas obras para dinamizar la ciudad, se vuelven en vacíos demográficos muy poco habitados o con un volumen de visitas no acorde con la inversión.

ciudades
En contraposición nos encontramos con tramas urbanas complejas fruto de desarrollos espontáneos o diseñadas por urbanistas anónimos que presentan gran diversidad, mezclas de usos y funciones dando lugar a ciudades muy vivas y dinámicas. Esta diversidad de usos favorece el apoyo mutuo y constante, reduciendo la fragilidad de la trama urbana. Es esta complejidad la que acerca a las personas a los servicios y a los puestos de trabajo, entendiendo que con ello se reduce, desde el punto de vista de la energía, el consumo de esta.

Existen muchas pequeñas intervenciones que apoyándose en la dinámica y estructura local, consigue excelentes resultados como puede ser Esto no es un solar, libros libres, etc.
Analizando estos proyectos se constata que se ha favorecido la apariencia a costa del funcionamiento de su vida útil. Aunque la imagen tiene una gran fuerza, no tenemos que olvidar que el urbanismo debe ordenar y gestionar multitud de variables, muchas de ellas invisibles pero fundamentales para crear ciudades vividas.

Fuente foto del CREAA: http://losladrillosdeladiscordia.blogspot.com.es

Autor: Jose M. Taboada

[useful_banner_manager banners=7 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba