Cuando nosotros descansamos el medio ambiente sufre

Lo que para nosotros son unos merecidos días de descanso, para el medio ambiente supone un verdadero sobre esfuerzo: “Estás creando una presión humana importante. Tráfico rodado, contaminación, ruido, residuos…” explica Pilar Marcos, de Greenpeace España. Es la huella turística y empieza desde el momento en que salimos y de nosotros depende que desaparezca lo antes posible.

Solo los desplazamientos en vacaciones suponen más del 10% de las emisiones de CO2. Por ejemplo un viaje Madrid-Málaga genera hasta 103 kilos de CO2 por persona si elegimos el avión, 96 en coche, 16 en autobús y 11 en tren.

Ojo también para los que viajan por mar: “Un 25% de la basura que se genera en los cruceros va directamente al mar” explica Anxela Iglesias, de Ecologístas en Acción. La huella es más profunda a medida que nos acercamos a la costa, allí la presión turística multiplica los residuos y el consumo de agua: “Municipios que, en muchos casos, ven triplicar su población en verano y esa carga contaminante va directamente al mar” dice Pilar Marcos.

En algunas playas, como una en Galicia, se ha llegado a prohibir el acceso para no dañar las dunas aunque a veces sirve de poco. Sin embargo, hay alternativas para diseñar un viaje más sostenible: “Llegando al destino en tren, compartiendo vehículo, descubriendo la ciudad en bicicleta” explica Tomás Ibañez, de www.lamochilaverde.com.

Sobre todo ser conscientes de que cuando nosotros nos vamos, él se queda y de nosotros depende que la huella desaparezca lo antes posible.

Fuente: www.lasexta.com

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Víctor Bouzas Blanco

Licenciado en geografía y Postgrado en Tecnologías Digitales de Documentación Geométrica del CSIC. Especialista en diseño cartográfico y análisis geoespacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba