Las bondades del compostaje doméstico

En su empeño por dar a conocer los beneficios ambientales, económicos y sociales del compostaje doméstico, Sogama acaba de lanzar un vídeo divulgativo en el que explica de forma pormenorizada en qué consiste esta práctica, cómo se puede llevar a cabo por parte del vecindario y cuáles son sus resultados.

Partiendo de la premisa de que la elevada producción de residuos constituye en la actualidad uno de los mayores desafíos medioambientales a los que la población debe hacer frente, la entidad entiende que el autocompostaje puede ser una magnífica vía con la que reducir la producción de desechos y fomentar el reciclaje de la materia orgánica en origen. Con ello, y dado que ésta representa aproximadamente el 40 por ciento de la composición de la basura doméstica, si se logra su conversión en compost, se evita su depósito en los contenedores verdes convencionales, permitiendo que los concellos disminuyan la frecuencia de recogida de los mismos y, por tanto, el transporte de los residuos hasta las instalaciones de gestión y tratamiento. Esto supone un importante ahorro medioambiental, a nivel de emisiones de CO2, pero también económico, ya que al entregar menos desperdicios a Sogama, se aminora de forma proporcional el importe de la factura que los entes locales deben pagar a esta empresa pública por sus servicios.

RECUPERAR LA TRADICIÓN

Hacer compost en las viviendas unifamiliares que disponen de jardín, huerto y tierras de cultivo no significa más que recuperar una práctica tradicional en Galicia como es la separación de los restos orgánicos para alimento del ganado y/o fabricación de abono. La ventaja añadida es que las viviendas participantes en el programa de autocompostaje de Sogama cuentan con recipientes específicos, los compostadores, que posibilitan un trabajo más cómodo e higiénico.

A día de hoy, Sogama ya ha repartido más de 3.700 recipientes entre concellos, centros escolares y colectivos sociales, y su objetivo es seguir avanzando para que cada vez sean más los que puedan sumarse a su programa.

Dado que la formación constituye el pilar del éxito de esta iniciativa, los usuarios tienen la oportunidad de participar en cursos específicos impartidos por la empresa y en donde se explica la tarea que deben llevar a cabo para obtener un abono de alta calidad y que cumpla con todos los requisitos legales impuestos por la normativa vigente para ser aplicado al suelo con absolutas garantías.

Con tal fin, la empresa pública ha venido contando con la colaboración de la Universidad de Santiago de Compostela, que ha analizado muestras de compost procedentes de distintos concellos, concluyendo su idoneidad para ser utilizado como enmienda orgánica.

PROCESO CONTROLADO

El proceso es sencillo. Los vecinos tan solo necesitan un compostador, un espacio adecuado para ubicarlo, debiendo emplazarse en una zona con sombra y protegida de los cambios climáticos, posibilitando su contacto con la tierra para que puedan acceder al mismo los organismos descomponedores, y una pala para remover los desechos y recoger el abono obtenido. El control de la humedad, la temperatura y el oxígeno resulta crucial. Porque el residuo debe estar húmedo, pero no mojado, la temperatura debe oscilar entre los 50 y los 60 grados centígrados, y la mezcla debe removerse con frecuencia para airearla.

A fin de que las familias se sientan arropadas y atendidas en todo momento, representantes de sus concellos, que asumen el rol de maestros compostadores, visitan casa por casa para comprobar la técnica, corregir posibles errores y solventar las dudas que puedan presentar.

Para el día a día, los usuarios disponen de un manual de apoyo en el que se explica de forma detallada el proceso a seguir, qué depositar y qué no depositar en el compostador, cuáles son las preguntas más frecuentes y qué errores son los más comunes. Con esto, y la colaboración recibida por parte de los entes locales, podrán obtener un buen compost con el que garantizar el aporte de nutrientes que precisan las tierras, evitando el uso de fertilizantes artificiales y compuestos químicos, extremo que revertirá en la salud de la ciudadanía, ya que el ganado se alimenta con pastos abonados de forma natural y los huertos se cultivan de una forma ecológica, obteniendo unos magníficos productos.

Fuente: SOGAMA

[useful_banner_manager banners=8 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Víctor Bouzas Blanco

Licenciado en geografía y Postgrado en Tecnologías Digitales de Documentación Geométrica del CSIC. Especialista en diseño cartográfico y análisis geoespacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba