El ‘big data’ confirma las claves del dinamismo de las ciudades 50 años después

En 1961, la urbanista Jane Jacobs, que ya hemos hablado en el artículo anterior, planteó los elementos que favorecen el dinamismo de las ciudades pero recibió fuertes críticas por su falta de pruebas. Un equipo las ha demostrado gracias al ‘big data’ y las redes sociales

A mediados del siglo XX, el declive gradual de muchos centros de las ciudades de Estados Unidos empezó a dejar perplejos por igual a planificadores urbanísticos y activistas. Una de ellos, la activista y posteriormente urbanista Jane Jacobs, inició una amplia y detallada investigación sobre las causas y publicó sus conclusiones en el libro  La muerte y vida de las grandes ciudades estadounidenses, un libro controvertido que propuso cuatro condiciones esenciales para una vida urbana dinámica.

Hoy en día sus conclusiones de Jacobs aún son relevantes para entender las ciudades. Sus ideas han tenido un gran impacto en el desarrollo de muchas ciudades modernas como Toronto (Canadá)  y el barrio de Greenwich Village de la ciudad de Nueva York (EEUU). Sin embargo, sigue siendo criticado por un alto número docentes debido a la falta de pruebas empíricas que respalden sus teorías, un problema común de la planificación urbanística.

Actualmente gracias a la tecnologíay al trabajo de Marco De Nadai de la Universidad de Trento (Italia) y sus compañeros. El equipo ha desarrollado una manera de recopilar datos urbanos y usarlos para poner a prueba las condiciones de Jacobs y su relación con la vitalidad de la vida urbana. El nuevo enfoque anuncia una nueva era de planificación urbanística en la que los planificadores dispondrán de un modo objetivo de evaluar la vida urbana y averiguar cómo podría ser mejorada.

En su libro, Jacobs sostiene que la actividad dinámica sólo puede florecer en ciudades cuando el entorno físico sea diverso. Esta diversidad, afirma, requiere cuatro condiciones.

La socióloga urbana dijo que la actividad vibrante solo puede florecer cuando el ambiente físico es diverso. Esa diversidad, explicó, requiere de cuatro condiciones:
1-Los barrios de la ciudad deben servir a más de dos funciones, de manera que puedan atraer gente con distintos propósitos en distintos momentos del día y la noche.
2-Las cuadras o manzanas deben ser pequeñas, con gran cantidad de intersecciones para dar a los peatones oportunidad de interactuar.
3-Los edificios deben ser diversos en términos de antigüedad y formas para soportar una diversidad en los precios de los alquileres. Un área solo con edificios nuevos atraerá negocios e inquilinos lo suficientemente ricos como para soportar ese ritmo de vida.
4-Un barrio debe tener una buena densidad de población y edificios.
 [useful_banner_manager banners=18 count=1]

El 2015 se dió el primer paso cuando unos científicos urbanos en Seúl (Corea del Sur) publicaron los resultados de un estudio de 10 años de duración sobre la actividad peatonal de la ciudad, a partir de encuestas con una resolución sin precedentes, siendo el primer estudio que certificó el  éxito las ideas de Jacobs .

El equipo de De Nadai ha elaborado una alternativa mucho más barata y rápida con el uso de una nueva generación de bases de datos urbanas y de la manera en la que la gente utiliza las redes sociales y los móviles. Las nuevas bases de datos incluyen OpenStreetMap, la herramienta de mapeo colaborativa; datos de censo, que registran las poblaciones y el uso de los edificios; censos, datos sobre el uso del terreno, que emplean imágenes de satélite para clasificar el uso del terreno en varias categorías; datos de Foursquare, que graba datos geográficos sobre las actividades personales; junto a  registros de teléfonos móviles que muestran el número y la frecuencia de llamadas dentro de un ámbito.

El equipo de De Nadai recopiló estos datos para sies ciudades italianas: Roma, Nápoles, Florencia, Bolonia, Milán y Palermo.

Su análisis es sencillo. El equipo empleó la actividad móvil como una medida del dinamismo urbano y los datos del uso del terreno, de censos y de la actividad en Foursquare como medida de la diversidad. Su objetivo era comprobar la correlación entre dinamismo y diversidad en las ciudades estudiadas.

La estructura de los distritos urbanos también es importante. Las ciudades europeas no suelen presentar las sobredimensionadas manzanas típicas de las ciudades estadounidenses. Pero la densidad de las intersecciones varía enormemente. «Las áreas urbanas dinámicas son las que tienen una gran densidad de calles, lo cual, de hecho, ralentiza la marcha de los coches y facilita que crucen los peatones», escribe el equipo.

Jacobs también señala la importancia de disponer de una mezcla de edificios antiguos y nuevos para promocionar vitalidad. Sin embargo, el equipo de De Nadai dice que esto importa menos en ciudades europeas como las italianas, donde los edificios antiguos son comunes y han sido activamente conservados durante siglos. Así, el objetivo de crear zonas mixtas resulta más difícil de conseguir. De Naida destaca que «En el contexto italiano, mezclar edificios de distintas épocas no resulta tan importante como (o, más bien, tan posible como) lo es en el contexto estadounidense». Aunque el equipo encontró que un factor fundamental para el dinamismo es la presencia de «terceras zonas». Con este término se refiere a emplazamientos que no representan ni el domicilio (primer lugar) ni el trabajo (segundo lugar). Las terceras zonas son bares, restaurantes, lugares de culto, centros comerciales, parques, y así sucesivamente, lugares a los que la gente acude a socializar.

La densidad de la población también resulta importante, tal y como predijo Jacobs. De Nadai afirma: «Nuestros resultados sugieren que las cuatro condiciones de Jacobs para mantener una vida urbana viva se mantienen en el caso de las ciudades italianas».

«Los distritos más vibrantes en Italia tienen una densa concentración de trabajadores, terceras zonas a poca distancia, calles pequeñas y edificios históricos», remarcó el autor.

Es un estudio interesante que tiene el potencial de tener un importante impacto en la planificación urbanística. La falta de un enfoque para la planificación urbanística basada en las pruebas ha resultado en numerosos desastres urbanos, incluido el declive de los centros de ciudad en Estados Unidos durante las décadas de 1950, 1960 y más tarde.

De acuerdo con el MIT, esta nueva era en la ciencia de las ciudades puede cambiar la manera en que viven millones de personas alrededor del mundo, con mayor dinamismo a las ciudades.

Más información 

Fuente: http://www.technologyreview.es

[useful_banner_manager banners=18 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba