CIUDADES SOSTENIBLES. INDEPENDENCIA ALIMENTARIA

La población mundial a lo largo del siglo XX y principios del XXI se está concentrando en las ciudades que ya acogen a la mitad de los habitantes del planeta y se estima que en el 2030 lo hagan con el 60%.

Ya somos 7.000 millones de personas y en 2030 las proyecciones demográficas estiman que superemos los 8.000 millones de habitantes. Conforme crecen las ciudades se pierden valiosas tierras agrícolas a causa del proceso de urbanización y la producción de alimentos frescos se aleja cada vez más provocando un aumento del coste de transporte y por tanto de los alimentos. A tenor de estos datos se hace necesario planificar el modo de alimentar a la población urbana de una manera sostenible. Este planteamiento ya se está llevando a cabo en todo el mundo desde asociaciones vecinales, administraciones y planificadores (arquitectos, ingenieros, etc.).

En el artículo de hoy os vamos hablar de distintas iniciativas que podrían ser una buena de opción de futuro para nuestras ciudades. Unas de las que más nos gusta son los huertos urbanos. Se trata de parcelas de dimensiones reducidas que pueden estar ubicadas en solares en desuso, parques o en balcones y azoteas de edificios. Suelen estar destinadas al cultivo hortalizas, frutales o flores y plantas aromáticas.

A pesar de ser intervenciones de pequeña escala, tienen un gran efecto social y ambiental en trama urbana. Además, en los países menos desarrollados el promover la horticultura urbana es una poderosa herramienta para ofrecer una salida de la pobreza, mejorando la nutrición y la renta de las clases más bajas. Quizá por este motivo cada vez son más las ciudades que apuestan por la creación de estos huertos urbanos ofreciendo suelo para ello y regulando espacios en las azoteas de los edificios (en Tokio los edificios con cubiertas de más de 1.000 m2 cuadros deben de cubrir un 20% de su superficie con huertos).

Propuesta de granjas verticales, Asian Cairns de Vicent Cillebaut Architectures
Propuesta Asian Cairns de Vicent Cillebaut Architectures

En grandes urbes y zonas metropolitanas se están planeando realizar iniciativas más radicales, como las granjas verticales cuyo objetivo es cultivar plantas dentro de edificios de varios pisos o incluso de rascacielos. En estos edificios, que funcionarían como invernaderos de grandes dimensiones, se usarían tecnologías como la hidroponía para cultivar las plantas. Algunos diseños incluyen la práctica de ganadería (sobre todo avicultura) en los pisos inferiores. Los principales inconvenientes de estas granjas son los costes energéticos y de construcción.

Una propuesta más global la podemos ver en Todmorden (Inglaterra) la ciudad que abandera la autonomía alimentaria y que en los últimos años ha cambiado radicalmente la manera la producción de alimentos y su relación con el medio ambiente. En estos años la población que cultiva verduras se multiplicó por tres y el 70% compran regularmente alimentos producidos en la misma ciudad.

El cambio de esta ciudad se debe a la iniciativa “Incredible Edible Todmorden” (traducible por «Alimentos Increíbles Todmorden») y cuyo objetivo es que cada vez más personas produzcan sus propios comestibles (frutas, verduras e incluso carnes). Esta iniciativa comenzó financiada por los propios habitantes que lograron mucho con poco dinero ganando incluso el premio al «Proyecto comunitario más inspirador» galardonado con 1000 libras (1235,517 €). Sus expectativas son que en 2018 puedan ser totalmente autosuficientes.

A continuación os dejamos una ponencia TED sobre Todmorden.

 

 

Autor: Jose M. Taboada

[useful_banner_manager banners=18 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba