Barcelona, una ciudad resiliente

La resiliencia urbana es la capacidad de una ciudad para restablecer su funcionamiento ante cualquier situación de crisis o incluso de evitarla. Barcelona ya hace años que trabaja en este campo y se ha convertido en un referente.

Vídeo ‘Barcelona, una ciudad resiliente’

A lo largo de su historia la ciudad ha tomado acciones de mejora que la han hecho más resiliente en el ámbito urbano, ya sea después de episodios climatológicos intensos, ya sea por insuficiencias tecnológicas y de los servicios. Algunos ejemplos son la red de depósitos de aguas fluviales para evitar las inundaciones en el espacio público y vertidos incontrolados en el litoral, la desaladora para los periodos de sequía o los planes de actuación de protección civil.

Aunque Barcelona no se enfrenta a grandes riesgos naturales, como sucede en otros puntos del mundo, sí que está expuesta a riesgos más comunes en grandes ciudades como la concentración de personas o los riesgos de ámbito tecnológico.

Después de un gran apagón eléctrico el año 2007, se vio la necesidad de abordar estas situaciones de crisis de una manera más transversal. «Una quiebra en una red concreta puede generar afectaciones en otros ámbitos, por eso una metodología transversal permite reducir con más eficacia los riesgos», ha explicado Manuel Valdés, gerente adjunto de infraestructuras y coordinación urbana de Hábitat Urbano.

La ciudad trabaja la resiliencia con un modelo innovador que conforma un ciclo de mejora continuada. Por una parte el Centro de control de incidencias gestiona los riesgos y es a través de una nueva herramienta que se pueden tratar y analizar las situaciones de crisis. Por otro lado, las Mesas de resiliencia, formadas por equipos multidisciplinares, trabajan para reducir la vulnerabilidad ante riesgos relacionados sobre todo con infraestructuras y redes de servicios.

Un referente mundial

Barcelona es actualmente la sede mundial del programa de resiliencia urbana de ONU-Hábitat, que trabaja para aumentar la resiliencia y tener ciudades mejor preparadas para afrontar crisis que afecten servicios e infraestructuras. La institución seleccionó la ciudad como uno de los modelos por su metodología de trabajo.

Desde finales de 2014, la ciudad también forma parte de la red de las 100 Ciudades Resilientes promovida por la Fundación Rockefeller. La fundación valoró, sobre todo, l’enfoc innovador de Barcelona entorno a la resiliencia urbana.

Además, el 24 y 25 de febrero tendrá lugar la Barcelona Resilience Experience, unas jornadas sobre resiliencia urbana, centradas en el modelo de resiliencia que se está llevando a cabo en la ciudad.

Fuente: http://w110.bcn.cat/

[useful_banner_manager banners=6 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba