Al revés. Un libro que se planta

Aunque la lectura no está en su mejor momento, lo cierto es que aún son muchas las personas que siguen leyendo libros en papel. La impresión de libros provoca un gran impacto ambiental y, ahora, la editorial Pequeño Editor quiere compensar estos daños con una acción creativa. Este libro no se comercializa.

En colaboración con la agencia FCB Buenos Aires se creó «Tree Book Tree», que es un programa dedicado a producir libros hechos a mano con papeles libres de ácido, semillas y tinta ecológica. Sus tapas llevan incrustadas semillas de un árbol nativo en la pulpa del papel.  Así que, una vez que el libro ha sido leído, puede ser plantado para que, de las semillas, crezca un árbol nuevo.

Esta original idea fue lanzada bajo el slogan “los libros y los niños pueden crecer juntos”. Además, este proyecto, lo que pretende es enseñar a los niños, de entre 8 y 12 años, de dónde vienen los libros, algo muy necesario en una época en la que parece que todo viene de Internet o de la tecnología.

El libro en cuestión que se lanzó para esta acción es “Mi papá estuvo en la selva”, el cual es una novela escrita con la que se pretende inculcar a los jóvenes el respeto por la naturaleza, así como la necesidad de cuidar nuestro planeta.

Los autores son Gusti y Anne Decis. Gusti es uno de los ilustradores argentinos de libros infantiles más reconocidos en el mundo. En este caso, Gusti no ilustró sino que escribió «Mi papá estuvo en la selva». Lo hizo a partir de sus experiencias personales en la selva. Anne Decis es una ilustradora francesa de gran trayectoria y es quien ilustra este hermoso libro.

Más información

Fuente: http://www.pequenoeditor.com

[useful_banner_manager banners=6 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba