La era del carbón toca a su fin

La reunión internacional sobre cambio climático celebrada en Lima ha finalizado con un modesto compromiso. Todos los países presentarán en los próximos meses sus respectivos objetivos de mitigación de emisiones para el periodo posterior a 2020, si bien sin obligación de aportar detalles críticos. Naciones Unidas integrará esa información en un documento base que presentará en París y la comunidad internacional podrá conocer si los objetivos son suficientes para preservar el umbral de seguridad de los dos grados centígrados.

El encuentro en Perú ha tenido lugar escasas semanas después del histórico acuerdo presentado por los presidentes de Estados Unidos y de China, Barack Obama y Xi Jinping, sobre la mitigación de emisiones por parte de sus respectivos países. El acuerdo entre ambas potencias sí ha modificado el tablero de la política climática internacional al poner fin a un profundo desencuentro sobre el tema, que ha condicionado de manera muy negativa la agenda climática global a lo largo de las dos últimas décadas.

Estados Unidos se ha propuesto reducir sus emisiones un 26%-28% en 2025 respecto al año 2005. China, por su parte, se ha fijado el objetivo de disminuir sus emisiones en cifras absolutas a partir de 2030; y si es posible, antes. Asimismo, que las fuentes de energía no generadoras de emisiones supongan al menos el 20% de su mix energético. Este último objetivo implica que las renovables (eólica y solar), la nuclear y quizás otras tecnologías cero-emisiones, como la captura y secuestro del carbono, alcancen una cifra equiparable a su actual parque de generación eléctrica basado en el carbón (alrededor de 1.000 gigavatios).

Es preciso recordar que el 85% del sistema de generación eléctrica de China se basa en dicho combustible, consumiendo tanto como el resto del mundo junto. La única manera de hacer realidad su doble objetivo es que su sistema de generación de energía eléctrica disminuya de manera drástica la dependencia del carbón en los próximos años. En consecuencia, un importante mensaje implícito en el acuerdo entre China y Estados Unidos es que Todo Bajo el Cielo se dispone a modificar el modelo energético-eléctrico con el que ha alimentado su colosal despegue industrial a lo largo de los últimos 35 años.

Leer artículo completo

Fuente: www.elpais.com

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Víctor Bouzas Blanco

Licenciado en geografía y Postgrado en Tecnologías Digitales de Documentación Geométrica del CSIC. Especialista en diseño cartográfico y análisis geoespacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba