La ciencia lanza un S.O.S. por la fauna salvaje

Desde el año 1500 han desaparecido 322 vertebrados, según destaca Science. La revista dedica un número especial a analizar los efectos que una extinción masiva tendría sobre la naturaleza y sobre las sociedades humanas y sus economías. La pérdida de recursos naturales ha fomentado la precariedad laboral, la inseguridad y la explotación infantil.

La revista Science saca un número especial titulado Fauna en desaparición en el que habla sobre los peligros de la reducción masiva de especies. La publicación alerta de las consecuencias ecológicas, sociales y económicas que podría conllevar la se denomina ya ‘sexta ola de extinción’.

Rodolfo Dirzo, investigador de la Universidad de Standford (EE UU) y autor principal de primer estudio que aparece en esta edición, utiliza también términos como ‘defaunación’ del Antropoceno haciendo un símil con el término deforestación.

«Se trata de un fenómeno críptico que, a diferencia de la tala de árboles, es difícil de detectar y cuantificar. Sin embargo, las profundas consecuencias que surgen de la ausencia o reducción de animales harán pronto que el problema sea cada vez menos críptico», explica a Sinc este biólogo mexicano, experto en ecología tropical y conservación de especies.

Según el autor, aunque hay disparidad de opiniones, a partir de la revolución industrial, se inició la sobreexplotación y la destrucción de hábitats. «A estos factores, ahora se ha venido agregando el efecto de las especies invasoras y, cada vez más, el cambio climático».

«Durante el antropoceno ha habido momentos en que algunos factores han sido más predominantes que otros pero en la actualidad todos actúan de manera simultánea y sinérgica», agrega Dirzo.

Por ejemplo, la sobreexplotación por cacería que antes suponía un esfuerzo considerable, ahora se ve facilitada por la merma de las grandes extensiones de selvas tropicales.

Los principales resultados del trabajo revelan la desaparición de 322 especies de vertebrados terrestres desde el año 1500 y la reducción del 25% de la población restante. Por otro lado, del 67% de los invertebrados monitorizados, se registró un descenso poblacional del 45%.

En este sentido, Dirzo admite que hay más bibliografía acerca de aquellos organismos que poseen espina dorsal, particularmente de aves y mamíferos. «Nuestro estudio hace ver que esa percepción es miope: muchas especies de invertebrados muestran una trayectoria trágica de reducción en sus poblaciones», indica.

Leer noticia completa

Fuente:www.larazón.es

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Víctor Bouzas Blanco

Licenciado en geografía y Postgrado en Tecnologías Digitales de Documentación Geométrica del CSIC. Especialista en diseño cartográfico y análisis geoespacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba