Intervención en el paisaje ¿dónde está la percepción de la sociedad?

El Convenio Europeo del Paisaje, firmado el 20 de octubre de 2000 en la ciudad de Florencia, ofrece un nuevo concepto de paisaje, entendiéndose como cualquier parte del territorio tal como lo percibe la población, cuyo carácter sea resultado de la acción y la interacción de factores naturales y/o humanos. La firma de España del Convenio Europeo del Paisaje ha supuesto un cambio del entendimiento político del paisaje. Esta forma de comprender el paisaje no está presente en la legislación básica española, aunque recientemente se ha incorporado a varias normativas autonómicas.

Esto supone una evolución del concepto jurídico del paisaje, pasando de ser sólo un concepto objetivo y singular a incluir la concepción social y subjetiva. A pesar de ello, existen multitud de proyectos autodefinidos cómo paisajísticos o de interés paisajístico que siguen sin tener en cuenta la visión de la población ya sea de modo directo o indirecto. La inclusión de la percepción de la población en estos proyectos si no es obligatoria, no se suele llevarse a cabo. Por lo tanto, en esta nueva concepción del paisaje (subjetivo y social), según el Convenio Europeo del Paisaje, es necesario regular los procesos de participación ciudadana, teniendo en cuenta la sociedad.

Esto supone una ampliación del marco de trabajo no sólo a expertos, políticos o instituciones sino a toda la ciudadanía, contemplando las aspiraciones en el paisaje que desean. Con la inclusión de la percepción social se quiere evitar proyectos de carácter paisajístico dedicados a la ciudadanía que no logran su objetivo, especialmente dentro de la población a pesar de estar técnicamente bien realizados.

Es cierto que esta tarea puede ser costosa y muchos equipos redactores no disponen de recursos para llevarlo a cabo, aunque con la generalización del TIC se han reducido considerablemente los costes. Otra de las razones se basa en la reducción riesgos inesperados. Esto quiere decir, que se quiere evitar resultados derivados de la participación contrarios al proyecto planteado por los expertos o por los políticos, provocando una ralentización o la enquistación del proyecto.

La percepción social no hay que verla como un hándicap del proyecto sino como un elemento enriquecedor del mismo. Por ello es necesario favorecer la participación ciudadana, dando un papel más activo a la población. El ciudadano a pesar de no ser de no tener capacidad técnica es una persona experta en su entorno cotidiano.

Tysmagazine recomendamos que estos proyectos y planes paisajísticos vayan incluyendo la percepción social, por ello en el próximo artículo hablaremos sobre los distintos procesos de para participación ciudadana que se llevan a cabo en los proyectos paisajísticos.

Autor: Jose M. Taboada

[useful_banner_manager banners=18 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba