Energía Solar Espacial, una gran oportunidad de futuro

Estamos acostumbrados a hablar de energía solar, aunque no solemos contemplar  la energía solar espacial como una alternativa real  a los combustibles fósiles.

La energía solar espacial, es la conversión de energía solar adquirida en el espacio en cualquier otro tipo de energía , la cual se puede usar en el propio espacio o bien se puede transmitir a la Tierra, idea en la que están trabajando numerosos científicos.
Ingenieros aeroespaciales en Escocia han encontrado una manera novedosa para superar una de los principales handicaps de la energía solar es su variabilidad, fruto a las inclemencias del tiempo y que de noche no se puede generar. Por tanto el aprovechamiento es mucho más eficaz que la energía solar terrestre, aunque presenta como principal desventaja la transmisión de energía.

Para superar estos problemas, investigadores de la Universidad de Strathclyde están trabajando con colegas europeos, japoneses y estadounidenses para poner estaciones de energía solar en órbita. Según el equipo de investigadores, la energía sería generada en un satélite y posteriormente se enviaría la energía recolectada a la tierra en forma de microondas o láseres.

Las ventajas son claras de este sistema de producción, la generación continua de energía y la posibilidad de destinar esa energía a un ligar concreto de la tierra, sin necesidad almacenar la energía de fuentes de la tierra.
Otra ventaja sería la exploración espacial. Las misiones tripuladas a la luna o Marte, o exploradores espaciales no tripulados podrían beneficiarse de un suministro continuo de energía.
A pesar de sus claras ventajas, los mayores frenos al desarrollo de los sistemas de la energía solar espacial son el alto coste de la puesta en órbita de los paneles y ciertos obstáculos técnicos, especialmente la actual baja eficiencia de las células fotovoltaicas cuando trabajan a alta temperatura y la difícil transmisión de la energía a la superficie de la Tierra. Aunque estos problemas técnicos se están abordando en un gran número de institutos tecnológicos.

Para esta tecnología se han propuesto varias aplicaciones posibles así como diversas opciones tecnológicas, como por ejemplo el tipo de satélite o la frecuencia de emisión de la energía a la Tierra. Igualmente, incógnitas como los posibles efectos medioambientales de la transmisión de energía a la Tierra, la esperanza de vida de los paneles en el espacio, el tiempo de retorno energético o el papel que podría jugar la Luna siguen sin una respuesta clara.

Estamos lejos de que esta tecnología sea algo habitual en nuestras vidas, pero según los científicos esta fuente de energía está más próxima de lo que pensamos.

 

[useful_banner_manager banners=6 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba