Doñana amenazada

Es primavera, pero la marisma está muy seca. «Ha llovido la mitad de lo normal», dice Juan José Negro, director de la Estación Biológica de Doñana del CSIC, mientras el vehículo todo terreno en el que viaja avanza por un camino polvoriento de arena de playa que, en esta época del año, debería estar cubierto de barro. «El agua es el gran reto de Doñana», admite. Pero Negro no se refiere a la de lluvia. Ni siquiera a la de las marismas que se llenan en invierno y se vacían en verano de forma natural. El problema son las aguas subterráneas que hacen aflorar las lagunas de interior que nutren a la fauna del parque nacional y a la agricutura y a los pueblos de la comarca.

Leer noticia

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Víctor Bouzas Blanco

Licenciado en geografía y Postgrado en Tecnologías Digitales de Documentación Geométrica del CSIC. Especialista en diseño cartográfico y análisis geoespacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba