Contaminación visual

800px-McDonalds_BeaupreLa contaminación visual es un tipo de contaminación que parte de todo aquello que afecte o perturbe la visualización de algún sitio o rompan la estética de una zona o paisaje, y que puede incluso llegar a afectar a la salud de los individuos o zona donde se produzca el impacto ambiental es un problema que nos está afectando a todos.

Se refiere al abuso de ciertos elementos “no arquitectónicos” que alteran la estética, la imagen del paisaje tanto rural como urbano, y que generan, a menudo, una sobreestimulación visual agresiva, invasiva y simultánea.

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Dichos elementos pueden ser carteles, cables, chimeneas, antenas, postes y otros elementos, que no provocan contaminación de por sí; pero mediante la manipulación indiscriminada del hombre (tamaño, orden, distribución) se convierten en agentes contaminantes.

Una salvaje sociedad de consumo en cambio permanente que actúa sin conciencia social, ni ambiental es la que avala (o permite) la aparición y sobresaturación de estos contaminantes. Esto se evidencia tanto en poblaciones rurales como en aglomeraciones urbanas de mayor densidad. Pero lógicamente es en las metrópolis, donde todos estos males se manifiestan más crudamente.

Todos estos elementos descritos influyen negativamente sobre el hombre y el ambiente disminuyendo la calidad de vida.

La cartelera publicitaria es el agente más notorio por su impacto inmediato, creando una sobreestimulación en el ser humano mediante la información indiscriminada, y los múltiples mensajes que invaden la mirada. Así el hombre percibe un ambiente caótico y de confusión que lo excita y estimula, provocándole una ansiedad momentánea mientras dura el estímulo.

En el siguiente vídeo podréis  ver un experimento que se hizo en Eindhoven (Holanda) donde se trata de investigar acerca de la cantidad de publicidad que hay en su centro histórico. Los puntos rojos son elementos de publicidad y los verdes lugares culturales. Se puede observar como cualquier persona que quiere dar un corto paseo por el centro termina viendo más publicidad que elementos culturales de la ciudad.

En este último vídeo podréis ver algunos ejemplos de contaminación visual y una explicación más detallada sobre el problema que cada vez afecta a más zonas del planeta. Espero que algún día nos demos cuenta de que nos estamos pasando con la cantidad de anuncios que exponemos en nuestras calles y montes. Además, se ha demostrado que a mayor saturación, menor eficacia publicitaria. Al final, tanta publicidad no sirve de nada, solamente para molestar y contaminar.

[useful_banner_manager banners=6 count=1]

TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba