BENEFICIOS DE AJARDINAR CON ESPECIES AUTÓCTONAS

En este post hablaremos de las ventajas del ajardinamiento con especies autóctonas. Normalmente cuando nos fijamos en los jardines de nuestra ciudad o casa no reflexionamos sobre el origen de la flora y su importancia ya que se suele entender que la reforestación o el ajardinamiento de un espacio siempre son positivos. Esta afirmación es en parte cierta, ya que los espacios verdes mejoran el bienestar de las personas, mejorando el paisaje tanto urbano como rural. Además la vegetación permite el refugio tanto de la fauna local como de sus habitantes, dando sombra en época estival y protegiendo del viento y lluvia en los meses de invierno.

[useful_banner_manager banners=18 count=1]

¿Por qué se debe reforestar o revegetar con especies autóctonas o nativas? Antes de ver sus beneficios, vamos a definir que son especies vegetales autóctonas o nativas. Por estas especies nos referimos a aquella vegetación que es propia de la región natural que habita. Cada especie (florística o faunística) nativa dentro de un ecosistema ha evolucionado a lo largo de miles de años, para ejercer una determinada función en el sistema natural, ahí radica su importancia. Por tanto, el mayor beneficiado de la revegetación con especies autóctonas es el medio ambiente ya que mantiene la estabilidad de los ecosistemas.

Otro de los beneficios de la vegetación nativa es su escaso mantenimiento, ya que tienen un menor riesgo de enfermedades. Los jardines o parques con flora autóctona crean hábitats para la vida silvestre y fomentan la presencia de insectos y microorganismos nativos que benefician a las plantas al ayudarlas a mantenerse sanas sin usar fertilizantes y pesticidas químicos.

Además estas especies se adaptan mejor al suelo y al clima. La mejor aclimatización de esta vegetación repercute en un consumo hídrico acorde a las precipitaciones de la zona, exigiendo un riego mínimo.

Es cierto que la vegetación tanto autóctona como exógena mejora el paisaje urbano y rural, aunque la autóctona presenta una mejor integración en el paisaje, especialmente en entornos rurales.

Uno de los beneficios más desapercibidos es la identidad cultural de estas especies nativas. Muchas de estas especies tienen un fuerte vínculo con la sociedad, un caso muy claro es el cedro en el Líbano, que aparece en su bandera o el madroño que junto al oso son los símbolos de la ciudad de Madrid.

Los beneficios de revegetar con especies autóctonas son tanto ecológicos y económicos como culturales. Desde Tysmagazine recomendamos conservar, en la medida de lo posible, la flora autóctona existente antes de revegetar y en el caso de no poder, reforestar con especies vegetales propias de tu zona.

Autor: Jose M. Taboada

 

 


TYS MAGAZINE - Anunciantes

Jose Taboada

Licenciado en Geografía, Postgrado en Ordenación y Desarrollo Territorial (USC) y Master de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa (USC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba